Madre Soledad de la Cruz

Madre Soledad de la Cruz

Soledad Rodríguez Pérez, nace en Zamora el día 1 de febrero de 1904. Bautizada en la Iglesia de S. Pedro y S. Ildefonso el 8 de febrero del mismo año. Es la novena de diez hermanos, en el hogar de Manuel y Paula. En su familia la llamarán "Solita"....

...Es feliz con sus padres y sus hermanos. Tiene Solita 5 años cuando recibe el primer golpe de dolor. muere su padre. Paula y sus hijos abandonan Zamora y se van a Madrid. Baja la economía, se nota mucho la falta de padre. La niña va interna al Colegio de las Huérfanas de la Beata María Ana de Jesús. En este Colegio recibe la Primera Comunión el día de la Inmaculada en el año 1914. Rasgos de su persona La niña, la adolescente y la joven con la que nos encontramos en estos primeros decenios del siglo es amplia y sencilla. Una educación no rebuscada pero exquisita. Un carácter sensible y delicado. Es afable, obediente, piadosa, sincera. Y cuando estudia, estudia bien. Sabía escuchar, captaba las ideas de las cosas y sobre todo lo que había dentro de cada persona, y al acercarse a ella todos sentían y tenían la seguridad de saberse acogidos y comprendidos.

¡Tenía mucho don de gentes!. Vocación Es una joven feliz en una familia.. Todos la quieren, pero su corazón inquieto no se acomoda. ¿Qué hacer?. Ingresa en las RR. Escolapias a los 16 años. Ya novicia, tomó hábito el 12.09.22. Sale del convento por motivos de enfermedad. Regresa, restablecida, haciendo el 12.09.26 su Profesión Temporal y 3 años más tarde, su consagración definitiva a Dios en la Sierra de Córdoba. La destinan al Colegio de Santa Victoria de Córdoba. En la clase de párvulas o con niñas mayores, todos los que la trataban la querían de verdad y todos coincidían en lo mismo: "da gusto estar con Madre Soledad". Sus clases eran una delicia, era creativa. Buscaba y ponía a disposición de las alumnas nuevos métodos y recursos pedagógicos que influían positivamente en su desarrollo integral,. Era una enamorada de su vocación y profesión.

Fundadora Se dirige espiritualmente con el Señor Deán de la S.I.C. de Córdoba, Don Francisco Blanco Nájera, coincidiendo ambos en la idea de fundar una Congregación de Religiosas educadoras, dedicadas exclusivamente a los pobres. En la Nochebuena de 1941, M. Soledad presenta su proyecto de fundación a Don Francisco. El 12.11.44, el Dr. Blanco Nájera es Consagrado Obispo para la Diócesis de Orense. . El 07.12.44, en la Vigilia de la Inmaculada, salen de las RR. Escolapias M. Soledad y M. Inés, dando así comienzo a la Congregación de Misioneras de Divino Maestro. Misión El 10.03.45, M. Soledad, M Inés y M. Amalia abren en Baza (Granada), la primera casa. Comienzan a hacerse realidad sus sueños de estar entre los pobres y eligen este pueblo en el que sus gentes encuentran en "las Madres" ángeles de luz, de paz y de amor que les anuncian a Jesús. Pronto se reúnen con la primeras Misioneras, un gran número de jóvenes de distintos puntos de la Geografía española, que desean seguir sus pasos. Tienen urgencia por hacer realidad el Mandato de Jesús Maestro "Id y enseñad", sienten, el fuego de su Palabra "Los pobres son evangelizados". Porque su afán es dar a conocer a Jesucristo en los ambientes más pobres, siendo otros Cristos, desde el "Aprended de mi".

La Primera Profesión Perpetua tiene lugar en Orense el 11.02.48, presidida por D. Francisco Blanco Nájera. La muerte del Fundador, el 15.01.52, pone a prueba el temple de fe de M. Soledad y el 25.05.52, la vemos partir para Venezuela con la primera expedición de Misioneras del Divino Maestro. Su celo misionero la impulsa a establecer varios puestos de Misión en el Congo (1958). También abre una Casa en Francia y otra en Alemania. En 1962 funda Bucaramanga (Colombia). Su salud, siempre precaria, se quiebra definitivamente, a poco de su reelección como Superiora General el 15.01.65, y después de largos meses de sufrimiento paciente, el Señor la llama en Madrid, el 28.10.65. Sus restos descansan en la Casa Noviciado de Orense, en donde, descansan también los restos del Fundador, Francisco Blanco Nájera. Hoy las Misioneras del Divino Maestro constituyen una Congregación extendida por tres Continentes, dispuestas a llevar "la luz de la verdad y el fuego del amor del Divino Maestro a la inteligencia y al corazón de todos los hombres".